El próximo 31 de enero 2018 nos encontramos con tres fenómenos lunares convergentes que no ocurrían desde hace 150 años.  Se producirá una tripleta astronómica muy poco frecuente y espectacular.

Cuando la luna llena se encuentra muy cerca de la Tierra (perigeo) se conoce con el nombre de Súper Luna y su energía está relacionada con potenciar en nuestra vida aquello que ya está funcionando.

 Cuando tenemos una segunda luna llena en un mismo mes (algo que no ocurre a menudo) le damos el nombre de Luna Azul) y su energía está relacionada con la atracción de aquello que deseamos que se incorpore a nuestra vida.

Y por último cuando existe un eclipse total de Luna se produce la llamada Luna de Sangre (por el tono rojizo que refleja). Las energías de la Luna de Sangre están destinadas a potenciar la eliminación de aquello que necesitamos dejar salir.

La Luna rige nuestras emociones, nuestra intuición, y cuando se produce esta confluencia de sucesos astrológicos nos influye a todos, con lo que este miércoles (día muy propicio por otra parte para iniciar cambios sustanciales en nuestra vida) es muy probable que todos nos sintamos algo removidos.

Podemos elegir ser víctimas de este tsunami emocional, o hacer un trabajo consciente, con la oportunidad única que supone esta súper luna azul de sangre, para, ayudados de nuestra intuición, reprogramar nuestra vida.

Ritual personal para esta súper luna.

Existen en la red un montón de rituales que te dicen exactamente qué hacer para utilizar, según su criterio, de la mejor manera posible esta potentísima energía.

Sin embargo, desde aquí, os proponemos un ritual verdaderamente personal, unas pequeñas pautas para que seas tú y sólo tú, quien decidas qué hacer exactamente.

Si la Luna es la máxima potenciadora de nuestra intuición dejemos que esta se manifieste, confiemos en que sea nuestra propia intuición, nuestra propia creatividad la que diseñe nuestro propio ritual.

Para empezar, desde ya, cuida mucho tu nivel vibratorio para que este empuje vibracional de la Luna en tus emociones amplifique vibraciones positivas desde las que trabajarás mucho mejor.

No importa el ritual que elijas, pero intenta que su punto álgido coincida con el momento exacto del eclipse (en España alrededor de las 2 de la tarde).

Este fenómeno te invita a trabajar en tres áreas:

  • La eliminación de patrones negativos, apegos, frenos, energías negativas, dudas… Por lo que parte del ritual, preferiblemente la primera parte, debe ir enfocado a esto.

Lo importante es poner en todo momento la intención consciente en lo que estás haciendo, en lo que estás demandando que abandone tu vida, dando tú mismo el permiso para que así sea. Cualquier ritual que implique limpia, desapego o transmutación es válido. Las velas más adecuadas para esta parte del ritual son rojas.

  • La potenciación de todo aquello que va bien en tu vida. Esto nos invita a hacer un ejercicio de consciencia y enfoque en todo lo positivo que ya existe en nuestra vida.

Aquí es muy importante el ejercicio de la gratitud, conectando con esa vibración todo el tiempo que puedas. Puedes utilizar una vela azul si lo deseas.

  • Atraer nuevas cosas en tu vida, abrir caminos, conseguir metas, sueños, nuevas relaciones… La energía de la Luna Azul te va a ayudar con ello.

Puedes escribir listas, recitarlas, quemarlas, enterrarlas, guardarlas…

Deja que sea tu intuición la que en la fase previa de reflexión (que puede comenzar ahora mismo) te vaya guiando.

  • El uso de cuarzos (sobre todo los lunares) multiplicará todo aquello que programes o desprogrames, además de ser una noche muy adecuada para recargar todos aquellos que tengas en tu casa dejándolos, toda la noche, expuestos a la luz de la luna.

 

  • También puedes recargar una botella de agua mineral de cristal que programes con la intención y dejarla toda la noche abierta recibiendo el influjo de esta luna mágica.

Cómo ves, siempre, y no sólo en esta ocasión, lo verdaderamente importante es conocer el tipo de energía disponible, realizar una introspección (cosa que en los rituales lunares está más que favorecido) y poner la intención consciente en aquello que realicemos, el resto de elementos sólo son potenciadores.